17 del Mes Hebreo de Tamuz

Escrito por Noajidas. Publicado en 17 DE TAMUZ

En este día, se abrió una brecha en las murallas de la ciudad de Jerusalén, permitiendo al enemigo ingresar a su interior. Destruyó Jerusalén y el Templo, exiliando a los habitantes de la ciudad. Por lo cual este día es para los judíos un día de ayuno y luto por la destrucción. Para los hijos de Noé, toda la humanidad, hay un enfoque [y mensaje] implícito en esto (Consultar lo que se encuentra escrito al respecto del ayuno del día 10 del mes hebreo de Tebet).

En la práctica: En este día, es apropiado para los hijos de Noé colgar en su casa una foto (o cuadro) de la ciudad de Jerusalén. Y estudiar las Escrituras que enseñan acerca de la importancia de Jerusalén. Gracias a Dios, en estos días, Jerusalén se convirtió en el centro espiritual de Israel, y también para muchos no judíos que vienen a visitarla y conocerla.

 

Cuán importante es Jerusalén para la humanidad!, que podemos aprender de lo que sucede a veces con algunos individuos, [que en realidad] no son pocos, que al arribar a Jerusalén por primera vez en sus vidas, son acosados por un síndrome emocional especial, que se llama en el lenguaje de la medicina "Síndrome de Jerusalén"!

Asimismo es apropiado que ayuden en la construcción de Jerusalén, oponiéndose a todo tipo de ideas para destruir la edificación de Jerusalén.

Esta escrito (Profeta Zejariá [Zacarías] 12.2-6): "

He aquí “Yo pondré a Jerusalén (como) una vasija de veneno, para todos los pueblos que están a su alrededor, y también para (los hombres de) Judá que estuvieren sitiando Jerusalén. Sucederá que en aquél día pondré a Jerusalén como piedra de carga para todos los pueblos. Todos los que la carguen se sajarán, y perecerán junto a ella todas las naciones de la tierra. En aquél día, dice el Eterno, heriré a todo caballo con aturdimiento, y a su jinete con locura. Sobre la casa de Judá abriré Mis ojos, y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera. Dirán los jefes de Judá en su corazón: Será fuerza para mí (los ruegos de) los habitantes de Jerusalén, al Eterno de los ejércitos, su Dios. En aquél día pondré a los jefes de Judá, como una fuente de fuego con leños, y una antorcha de fuego en una gavilla; y consumirán a diestra y siniestra a todos los pueblos en rededor, y habitará de nuevo Jerusalén en su lugar, en Jerusalén”.

 

Y aún más Zejariá continuó diciendo en su profecía (14.16-17):

Sucederá que todo sobreviviente de todas las naciones que vendrán contra Jerusalén, subirá año tras año, a prosternarse al Rey, el Eterno de los ejércitos, y a festejar la festividad de Sucot [las cabañas]. Sucederé que a quien no subiere de las familias de la tierra a Jerusalén para prosternarse ante el Rey, el Eterno de los ejércitos, sobre ellos no habrá lluvias.

Y el profeta Ishaia (Isaías) vaticina (Cap.2.1-4):

Será al final de los días que estará establecido el Monte de la Casa del Eterno en la cabecera de los montes, y será enaltecido de las (demás) colinas; y afluirán hacia él todas las naciones. Acudirán muchos pueblos, y dirán: Vamos y subiremos al Monte del Eterno, a la Casa del Dios de Iacob, para que nos enseñe sus caminos, así iremos en sus senderos, Porque de Tzión saldrá la Torá, y la palabra del Eterno de Jerusalén.

En la actualidad, debido a que Jerusalén se ha constituido en el centro del pueblo de Israel, y muchos de los integrantes de otras naciones la visitan en ocasión de las festividades de peregrinaje para llevarse una impronta y salir perfumados con la fragancia del estudio de la Torá y la sabiduría de los sabios de Jerusalén, es nuestro deber lamentamos que aún Jerusalén no se encuentra plenamente restituida, y expresar: "El año próximo en la Jerusalén edificada", siendo su edificación plena cuando el Gran templo se encuentre erigido [en su sitio nuevamente].

 

Al respecto dijeron nuestros sabios (Tratado talmúdico de Taanit [Ayuno] 30b):

Todo aquél individuo que se enluta por la destrucción de Jerusalén, merecerá contemplarla en su alegría, y quien no se enluta por Jerusalén, no merecerá contemplarla en su alegría, como fue dicho (Ishaia 66.10):

Alegren a Jerusalén, y regocíjense en ella todos los que la aman. Alégrense con ella con (gran) alegría, todos los que han hecho duelo por ella.

 

Y también está escrito (Ishaiá 61.3):

…poner a los que están de duelo por Tzión, dándoles belleza en lugar de ceniza, aceite de regocijo en lugar de luto, vestidura de alabanza en lugar de espíritu sombrío; y llamarlos olmos de la rectitud, plantío del Eterno para glorificarse.

 

Y más aún escribe (Ishaia 62.1, 6-9):

Por (amor) a Tzión no me callaré, y por (amor a) Jerusalén no quedaré tranquilo, hasta que salga como resplandor de rectitud, y su salvación como una antorcha se encienda…Sobre tus murallas, oh Jerusalén, he encargado guardianes todo el día y toda la noche, continuamente no se callarán; los que recuerdan al Eterno, no permanezcan mudos para (hablar por) ustedes. No dejen que Él permanezca callado hasta que fundamente, y hasta que ponga a Jerusalén como alabanza sobre la tierra. Ha jurado el Eterno por Su diestra y por el brazo de Su fuerza, que no dará más tus cereales para alimento de tus enemigos, ni beberán los hijos extranjeros de tu mosto, en el cual te has fatigado. Porque los que reúnen (al cereal), ellos lo comerán, y alabarán al Eterno. Y los que juntan (a la vendimia) la beberán en los patios de (Jerusalén de) mi santidad.

Y también lo que menciona también el capítulo 122 del libro de los Tehilim [Salmos]:

Canción de las Ascensiones, por David: Me alegré cuando me dijeron: "Vayamos a la Casa de Adonái". Nuestros pies estaban parados en tus portales, Jerusalén; Jerusalén, la que está edificada cual ciudad en la que [todo Israel] está junto unido. Pues allí subían las tribus, las tribus de Dios — como fue ordenado a Israel— para ofrecer alabanzas al Nombre de Adonái. Pues allí estaban los asientos de justicia, los tronos de la casa de David. Orad por la paz de Jerusalén; gocen la paz aquellos que te aman. Haya paz dentro de tus murallas, serenidad dentro de tus palacios. En aras de mis hermanos y amigos, pido que haya paz dentro de ti. En aras de la Casa de Adonái nuestro Dios, procuro tu bienestar.

 


 

Traducción y adaptación libre de Noajidas.org, basado en el libro “Moadei Israel, umashmautam leumot haolam shombrei mitzvot benei Noaj”, del rabino Ioel Shuartz | Los corchetes pertenecen a la traducción.

Recursos: Tanaj Edición Katz, Editorial, Editorial JERUSALEM de México | Tehilim en español de Editorial Kehot Argentina, del sitio www.jabad.com, sección biblioteca.

En caso de imprimir el presente material, por favor conducirse con el debido respeto que requieren los textos sagrados que contiene. 

 

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq