El Mensaje Universal de Janucá

Escrito por Iojanan Besmak. Publicado en Janucá

EL MENSAJE UNIVERSAL DE JANUCÁ

La guemará, en el tratado de Avodá Zará [idolatría] (8a), relata que ya en los días de Adán, el primer hombre, existía algo semejante a Janucá, debido a que cuando este observó que los días [a medida que transcurría el año] se iban acortando, consideró que aquello era un decreto de muerte promulgado sobre él debido al árbol del conocimiento [del cual había comido sin autorización], y el mundo volvería al <<tohu>>[Confusión] <<vavohu>> [y vacío]. Tomó la iniciativa de sentarse en ayuno durante ocho días, dedicándose también a la plegaria. Cuando vio que los días comenzaron a aumentar nuevamente, y entendió que esto constituye la dinámica del mundo, entonces realizó ocho días de fiesta.

 

Esta festividad [originalmente] fue observada por la humanidad, pero aquellos que servían ídolos hicieron de aquellos [días de fiesta instituidos por Adán] festividades idolátricas [conocidas luego] con los nombres de calenda[1], starnura[2] y keratesim[3]. Es decir, el 1 de enero del calendario civil [gregoriano] llamado “calendario” [Calendar en iglés]. Y la fieste de Navidad [en inglés Chrismas] en correspondencia con el nombre de la festividad [pagana] kerastesim. Por eso, como resultado de la providencia divina, Janucá comienza en esta temporada [de festejos paganos] para iluminar la oscuridad de la idolatría. Como se explica en el midrash (Bereshit Rabá, Sección 2):

“y la tierra estaba “tohu” [Confusa] – esto es (una alusión a) Babilnia… uvohu – [Vacía] esto es (una alusión a) Persia… vejoshej – [y la oscuridad] esto es (una alusión a) Grecia – que oscureció los ojos de Israel con su decreto, a través del cual les ordenaron [a los israelitas] que escribieran sobre los cuernos del toro que “no hay para ustedes parte en el Dios de Israel…”

“Y dijo Dios que fuera la luz”. La palabra “or” [Luz], es la palabra número veinticinco en la Torá y por ello fue adecuado que la fecha de Janucá coincidiera con el día 25 del mes hebreo de Kislev, donde se efectuó el milagro de la victoria [de Israel sobre la dominación Greca] y también se encontró un vasija de aceite puro [que milagrosamente se había salvado, tras haber profanado los griegos el Sagrado Templo de Jerusalén y haber impurificado todos los reservorios de aceite]. Y a pesar de que había poco aceite [para encender el candelabro del Templo que debía permanecer encendido perpetuamente] – que solo bastaba para un día – se mantuvo encendido durante ocho días [es decir el tiempo suficiente para que se pudiera elaborar más aceite con las condiciones de pureza necesarias]. Y la costumbre en el pueblo de Israel es – encender luces [de preferencia con aceite de oliva para evocar el mencionado milagro] en correspondencia a estos ocho días – agregando cada día una luz.

[Sin carácter de obligación] Es apropiado para los hijos de Noaj encender luces en Janucá, ya sea en el primer día de la festividad, lo cual es un símbolo de la victoria de los creyentes en Dios sobre los Griegos que se apegaban a los ídolos. O en el octavo día, que es cuando en aquel entonces encendieron ocho luminarias, lo cual es un símbolo de las obligaciones del ser humano hacia el mundo, constituidas por los siete preceptos universales, los cuales todos los seres humanos están ordenados a observar, junto a los preceptos adicionales de los cuales también  son responsables, constituidos por todas las obligaciones relativas a los preceptos que el intelecto dicta que se deben seguir y también todo aquello que exige una conducta moral. Tal como escribe nuestro maestro Nisim Gaón, en su introducción a la explicación del Talmud, la humanidad necesita estudiar estas ocho cosas, y de igual forma encender las ocho luces de Janucá en las puertas de sus casas o en las ventanas.

Es apropiado también comer en los días de Janucá alimentos relacionados al aceite, ya que éste, y en especial el de oliva, es símbolo de la sabiduría. Y es nuestro trabajo iluminar al mundo a través de la sabiduría divina [eliminando] la ignorancia que viene a través de los ídolos y las supersticiones.

Las velas que se encienden como símbolo para iluminar el mundo son simples, no siendo aptas antorchas o fogatas. Esto viene a enseñar que el hombre es la vela de Creador, tal como está escrito [Mishley 20.27]: “Vela del Eterno es el alma del hombre”. Y el individuo puede y debe iluminar el mundo, y no debe considerarse como que aún no ha llegado a ser una gran luz, semejante a un foco o una fogata, ya que en verdad toda persona puede activar [e influenciar] a muchas otras, y a través de esto acercar la llegada del Mesías, el cual en hebreo es denominado con el termino <<Mashiaj>>,  y precisamente la palabra משיח [en su escritura hebrea] puede ser interpretada como una sigla [considerando cada letra de la palabra como una inicial de otra, representando así una expresión compuesta de varios términos]. En este caso pude interpretarse de la siguiente forma:

משיח: מדליקין שמונת ימי חנוכה

MaShÍaJ: Madlikin Shemonat Iemei Janucá

Encendemos [luces] los ocho días de Janucá

 

Por esto es apropiado recitar la siguiente alabanza en el momento del encendido, o en el primer día de Janucá aún si no se encendieron las luminarias:

Y [Te agradecemos] por los milagros, por la redención, por las poderosas acciones, por los actos de salvación y por las maravillas que Tú has hecho para con Tus amados creyentes en Ti: En los días de Matitiahu, hijo de Iojanán el sumo Sacerdote, el Jashmonaí y sus hijos, cuando el malvado reino helénico se levantó contra Tu pueblo para hacerles olvidar Tú Torá y violar los decretos de Tú voluntad. Pero Tú, en Tus abundantes misericordias, Te erigiste junto a ellos en su momento de aflicción. Libraste sus luchas, defendiste sus derechos y vengaste el mal que se les había infligido.  Entregaste a poderosos en manos de débiles, a numerosos en manos de pocos, a impuros en manos de puros, a malvados en manos de justos y a pecadores deliberados en manos de aquellos dedicados a Tú Torá. Y para Ti hiciste un Nombre grande en Tu mundo, y para Tu pueblo [Israel] efectuaste una inmensa salvación y redención hasta este día. Luego Tus hijos entraron al santuario de Tu casa, limpiaron tu templo, purificaron tu Santuario, encendieron luces en Tus sagrados atrios, y fijaron estos ocho días de Janucá para agradecer y alabar tu gran Nombre. Y consecuentemente el resto de la humanidad también ameritó liberarse de la fe en los ídolos.

Así mismo, también es apropiado leer en libros de historia sobre las duras batallas que desplegaron los idólatras sobre los creyentes, y de qué forma obtuvieron victoria unos pocos fieles a Dios sobre muchos servidores de la idolatría.

En la comida festiva de Janucá, que idealmente debería llevarse a cabo en el primer u octavo día de la festividad, es apropiado entonar canciones referentes a Janucá, como por ejemplo.

MAOZ TZUR

Maoz Tzur ieshuati, Leja Nae Leshabeaj
Tikon Bet Tefilati vesham toda nezabeaj
Leet tajín matbeaj Mitzar hamnabeaj
Az egmor beshir mizmor janucat hamizbeaj

Yevanim niqbetzu alai azay bimé jashmanim
Ufaretzú jomot migdalai vetimeú kol Hashemanim
Uminotar qanqanim naasá nes lashosanim
Bené viña yemé shemona qabeú shir urnanim

 

TRADUCCIÓN

Fortaleza roca de salvación, a Ti es adecuado alabar.
Establece la casa de mi plegaria,
y allí un sacrificio de agradecimiento ofrendaremos.
Para el momento que establezcas el degüello del opresor que ladra,
Entonces completaré con una canción de salmos la inauguración del altar

De males se sació mi alma, con la angustia mi fuerza se agotó,
mi vida amargaron con dureza, en la esclavitud del reinado del becerro (Egipto).
Y con Su mano la grande, saco a la atesorada (Israel),
El ejército del faraón y toda su descendencia
bajaron como una piedra en el abismo (El Mar rojo)

Al palacio de Su santidad me trajo y también allí no estuve tranquila
y vino el hostigado (Nebujadnetzar) y me exilió porque extraños (dioses) serví.
y un vino envenenado (idólatra) vertí, por poco casi pasé (desaparecí),
El fin de babilonia (fue con) Zerubabel al fin de setenta (años) fui salvada.

Cortar la estatura (cabeza) del ciprés (Mordejai) procuró,
el Agagueo (Hamán) hijo del Medateo, y se hizo (convirtió) para él
como trampa y tropiezo y su orgullo fue cesado.
la cabeza del Iemineo (Mordejai) alzaste y del enemigo su nombre borraste
La cuantiosidad de sus hijos y sus pertenencias sobre el árbol colgaste.

Griegos se reunieron sobre (contra) mí, entonces en los días de los Jashmoneos (Macabim)
y derrumbaron las murallas de mis torres, e impurificaron todos los aceites;
y de lo que quedó de las botellas se hizo un milagro a los "rosales" (los tzadikim)
y los hijos entendedores (Rabinos de la época), ocho días, establecieron cántico y alegrías. Descubre el brazo de Tu santidad y acerca el fin de la salvación,
venga la venganza de Tus siervos de aquella nación, la malvada;
porque se prolongó la hora y no hay fin a los días de la maldad,
desplaza al Rojo (Esav), en la sombra de la oscuridad,
levanta para nosotros los pastores que son 7
(Abraham, Itzjak, Yaakob, Moshé, Aharón, Yosef y David).

 

Y así mismo la canción:

ANÍ MAAMÍN

Ani ma'amin, 
Beviat hamashiaj

Veaf al pi sheitmamea
Im kol ze ajake lo

Bejol iom sheiabó

 

Yo tengo certeza,

Que el Mashiaj vendrá

Y aunque se demore esperamos

Cada día su llegada

 

[1] El inicio del mes para los idólatras de aquel entonces.

[2] El inicio de los años para los idólatras de aquel entonces.

[3] El día de la victoria de los romanos, en el cual conquistaron a la ciudad de Alejandría que estaba en manos de Egipto.


Traducción y adaptación libre de Noajidas.org, basada en el libro “Moadei Israel, umashmautam leumot haolam shombrei mitzvot benei Noaj”, del rabino Ioel Shwartz | Los corchetes pertenecen a la traducción.

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq