El Mensaje Universal de Purim

Escrito por Iojanan Besmak. Publicado en Purim

¿QUÉ ES PURIM?                                           

Purim es una festividad del pueblo de Israel celebrada todos los años el día 14 del mes hebreo de Adar, o el día 15 del mismo mes, en las ciudades que se encontraban amuralladas en los tiempos de Iehoshúa hijo Nun (conocido comúnmente como Josué el sucesor de Moisés). El origen y motivo de la misma se encuentra en el relato del rollo bíblico de Ester, donde se cuenta acerca de cómo los judíos que vivían bajo el dominio Persa fueron salvados milagrosamente de ser aniquilados a razón de un decreto dictado por el rey Asuero, quien fuera influenciado para este fin por su primer ministro, el malvado Hamán.

El nombre Purim deriva de la palabra “Pur”, que significa “suerte”, ya que este fue el método utilizado por Hamán para determinar la fecha en la que intentaría exterminar a los judíos. Instancia en la cual Dios cambió la suerte del pueblo judío, transformando el día en que fueran destinados a perecer en un día de gran salvación, luz y alegría para todos ellos.

El día anterior consiste de uno de ayuno, evocando el ayuno realizado por la reina Ester para lograr la liberación del pueblo judío.

Este año, 5774 de la Creación (2014 e.c), la festividad de Purim comienza el día sábado 15 de marzo por la noche, extendiéndose durante todo el día domingo 16.

 

EL MENSAJE UNIVERSAL DE PURIM

Existen numerosos mensajes universales incrustados en la celebración de Purim que los noájidas pueden tomar la decisión de poner en práctica en su vida cotidiana. Veamos algunos de ellos:

1. Dios supervisa y controla absolutamente todos los eventos que ocurren en el mundo, tanto los grandes y los aparentemente "pequeños".  A esta característica de cómo el Creador Se conduce con el mundo, los sabios del pueblo de Israel la denominaron “Providencia Divina”.  Si los malvados parecen prevalecer durante un período de tiempo, es sólo para que posteriormente desaparezcan. O bien para que logren arrepentirse de sus malas acciones.

2. Todo individuo tiene la responsabilidad de hacer lo correcto en los ojos de Dios, y responder a Su llamado al momento de apoyar la Torá, y no debe sentarse con los brazos cruzados y esperar que alguien más haga el trabajo que le corresponde. 

3. Acatar y cumplir las indicaciones de los sabios y líderes de Torá de la generación, a quienes Dios les da el conocimiento de lo que se necesita para cada momento determinado. Por ejemplo, en los días de Januca, Matitiahu puso de manifiesto que era la hora de levantarse y luchar contra los griegos.  Cuando los judíos obedecieron fueron asistidos con milagros divinos.  En los días de Purim, Mordejai, reveló que era la hora de volver a estudiar la Torá y observar los preceptos, con arrepentimiento y plegarias.  Cuando los judíos hicieron esto durante un año completo, también fueron asistidos con milagros divinos.

4. Reflexionar sobre el inescrupuloso rol de los enemigos de Israel durante todas las generaciones y sobre cómo Dios salva y protege a quienes Le temen y observan sus mandamientos.

5. La importancia de ser feliz! La verdadera alegría destruye todas las barreras que nos impiden estar plenos, siendo la misma fuente de todo tipo de bendiciones.

6. La importancia de la Tzedaká. Es decir, en ocuparse en actos de justicia, como por ejemplo, resarcir las necesidades de los pobres, ayudar a los débiles, asistir a los enfermos, acompañar a aquellos que se encuentran solitarios, y similares. Desterrando de esta forma la tendencia egoísta que experimentamos especialmente en nuestros días.

 

LOS NOÁJIDAS Y PURIM

1. Aunque la festividad de Purim, debido a los acontecimientos que evoca, en principio está orientada a Israel, sin embargo, los individuos de otras naciones pueden acompañar la jornada estudiando acerca de la narración, valores, principios y moralejas que acompañaron a la epopeya y a la milagrosa salvación ocurrida hace más de 2300 años, escrupulosamente preservadas en la milenaria sabiduría hebrea.

2. A los judíos que deseen se les permite invitar a noájidas a las celebraciones que realicen para la ocasión.

3. En el día previo a Purim, el 13 de Adar (o el día 12, cuando 13 acaece en víspera de shabat, es decir viernes) el pueblo judío ayuna en conmemoración del ayuno realizado por Ester. Los noájidas no poseen ninguna obligación de ayunar en este día. 

4. En el día 14 de Adar, preferiblemente por la tarde, (luego del medio día y antes que oscurezca) es una buena oportunidad para reunirse con otros noájidas y compartir una alegre comida festiva conmemorando los sucesos de Purim.

5. Durante la comida, es apropiado estudiar algunos comentarios sobre la historia de Purim, y ocupar las conversaciones con palabras constructivas relacionadas al servicio a Di-s y en especial, en relación a la festividad en cuestión, como por ejemplo: sobre la importancia de difundir los 7 preceptos y erradicar el antisemitismo, así como todo tipo de odio gratuito que se encuentre en el mundo para que nunca más se repitan este tipo decretos.

6. No es obligación para los noájidas leer la meguilát Ester (El rollo de Ester), pero si lo desean pueden hacerlo desde un Tanaj (Bíbli hebrea), o una traducción de edición judía fiel y reconocida. En caso de no poseer una impresión con tales características, es mejor abstenerse totalmente de leer el relato antes que hacerlo de versiones, las cuales suelen están llenas errores de traducción y pensamientos paganos.

7. Es costumbre muy antigua en el pueblo de Israel disfrazarse para la festividad de Purim, actividad en la que participan en especial manera los más pequeños. Los noájidas si lo desean también pueden hacerlo y utilizar la ocasión para instruir de forma didáctica a los niños a través de esta actividad. 

8. Sería muy acorde a la ocasión enfatizar el concepto de tzedaká (obras de justicia), y reforzar una actitud de ayuda constante hacia los pobres y desvalidos. Dentro de los preceptos que el pueblo de Israel cumple en el día de la festividad de Purim encontramos dos de ellos que poseen un valor fundamental:

Mishloaj Manot: Envió de regalos. Un mínimo de dos comestibles diferentes a personas allegadas.

Matanot leevionim: Regalos y donaciones, por lo general de dinero, a los pobres, los cuales no necesariamente deben ser conocidos de la persona, como por ejemplo los pobres que se encuentran en las calles.

Estos preceptos, aunque enfocados a distintas clases de personas, uno a amigos y el otro a pobres, incluso desconocidos quizás, tienen como objeto acercar a las personas, fortalecer el amor hacia las creaturas y alegrar al prójimo.

Si bien todo esto no constituye una ley para los noájidas, si quisieran pueden actuar de igual manera para incentivarse en la práctica de la Tzedaká (Actos de justicia), y también para obtener mérito adicional. Y en relación a esto, es preferible dar más dádivas a los pobres y necesitados que aumentar en un banquete personal o regalos a los amigos. 

En las sociedades en que vivimos, a menudo podemos ser absorbidos por el egoísmo y el odio gratuito. La festividad de Purim nos trae un antídoto a este mal, haciéndonos pensar en el prójimo, en su bienestar y alegría. La costumbre del pueblo judío de enviar regalos a amigos y necesitados nos puede hacer tomar conciencia de esta realidad y mejorarla a través de nuestra decisión y trabajo personal.

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq