El Mensaje universal de Rosh Hashana

Escrito por Noajidas. Publicado en Rosh Hashaná

EL AÑO NUEVO UNIVERSAL [1]

El año judío comienza el primer día del mes hebreo llamado Tishrei (que está vinculado al termino arameo “shriuta”, que expresa la idea de “servicio primordial”). En Rosh Hashaná, debido a que es el inicio del año, se juzga a todo el mundo [en general], y a cada uno en forma particular, [a fin de establecer] si es apropiado para el año entrante [mantener su existencia], tal como fue antes de la creación del primer hombre, que también entonces se lo juzgó en la corte celestial [para establecer] si era apropiado que fuera creado o no (Bereshit Rabá 8.5).

Durante la temporada de Tishrei en muchos lugares comienza el otoño (y en la tierra de Israel dicha estación termina en la temporada de la festividad de Janucá, que es el tiempo cuando culmina el principio del año y el otoño. Entonces también se oculta la luz retornante y brillante del mes de Tishrei, según el libro “Benei Isajar”.

El pueblo de Israel acostumbra recitar en Rosh Hashaná la plegaria de Tashlij, en el espíritu del versículo “arrojaré a las profundidades del mar vuestras iniquidades”, debido a que hacen teshuvá [retorno al Creador], luego de un balance sobre aquello que no fue correcto durante el año trascurrido, y asumen ser más buenos en el futuro. 

El otoño en la naturaleza es comparable a la teshuvá. El Creador Bendito, diseñó a la creación con otoño [en una de sus estaciones], siendo el propósito del mismo quitar las hojas del árbol que durante el verano fueron dañadas por bacterias, parásitos y diferentes enfermedades, para que crezcan en el árbol nuevas hojas, y se limpie de cualquier deterioro, a fin de que en la primavera broten en el árbol hojas nuevas y limpias de todo daño. Así también, se le concedió al ser humano Rosh Hashaná, para que se renueve a sí mismo por medio de acciones de enmienda y de teshuvá.

 

INDICACIONES PRÁCTICAS:

Por esto, el individuo debe reflexionar sobre lo que hizo durante el año, y retornar con arrepentimiento por aquello en lo cual haya fallado. La teshuvá [el retorno] es:

  1. Arrepentimiento genuino por la falla.
  2. Asumir verdaderamente para el futuro no repetir las malas acciones realizadas
  3. Confesar, delante del Eterno el pecado y pedir perdón
  4. Corregir la “torcedura”, como en el de caso de que se haya dañado a su compañero, apaciguarlo, y si perjudicó su propiedad, resarcirlo por el perjuicio que le provocó.

 

En Rosh Hashaná coronamos a Dios como Rey, ya que este día es un tiempo en el cual se revela Su reinado por ser [precisamente también] el tiempo del inicio de la creación, y también debido a que Él juzga a toda las creaturas, como un rey que se sienta en el juicio y se encarga de todos los ciudadanos que sean honestos y buenos. Por ello, hay que rezar para que se revele Su reinado para toda la humanidad. Y hay que recitar plegarias alusivas a esta cuestión, como por ejemplo el Salmo 93:

“El Eterno es Rey, Se ha investido de fastuosidad, El Eterno Se ha ataviado, Se ha ceñido de fortaleza; también ha establecido el mundo firmemente para que este no vacile…”.

Y así también el salmo 24:

“Por David, un Salmo: Del Eterno es la tierra y cuanto ella contiene; el mundo y los que en él habitan. Porque sobre los mares Él la fundó, y sobre los ríos la afirmó. ¿Quién podrá subir a la montaña del Eterno, y quién podrá estar en Su lugar santo? Aquel que tiene manos limpias y un corazón puro, que no haya usado Mi Nombre en vano ni jurado falsamente. Este recibirá una bendición del Eterno, y benevolencia de Dios, su salvador. Tal es la generación de quienes Lo buscan, [los hijos de] Iaacov que buscan Tu rostro siempre. Alzad, portales, vuestras cabezas, y sed alzadas, puertas eternas, para que el Rey glorioso pueda entrar. ¿Quién es el Rey glorioso? El Eterno, fuerte y poderoso; El Eterno, poderoso en batalla. Alzad vuestras cabezas, portales; alzadlas, puertas eternas, para que el Rey glorioso pueda entrar. ¿Quién es el Rey glorioso? El Eterno de las huestes, Él es el Rey glorioso por toda la eternidad.

 

Y así, Eterno, nuestro Dios, impón miedo a Ti sobre todo lo que has hecho, y temor a Ti sobre todo lo que has creado; y [entonces] todas las obras Te reverenciarán, todos los seres creados se prosternarán ante Ti, y todos ellos formarán una única unión para ejecutar Tu voluntad con corazón perfecto. Pues sabemos, Eterno, nuestro Dios, que el dominio es Tuyo, la fuerza está en Tú mano [izquierda], el poder en Tu diestra, y Tu Nombre es reverenciado por encima de todo lo que Tú has creado.

 

Y entonces los justos verán y se alegrarán, los rectos se regocijarán, y los piadosos se alborotarán con cánticos; la injusticia cerrará su boca y toda iniquidad en humo se desvanecerá, cuando Tú retires de la tierra el dominio del mal.

Tú eres Aquél que único reinará sobre todas Tus obras, en el monte Tzión, la morada de Tu gloria, en Jerusalén, Tu ciudad santa.

 

Incrementar la cena para convertirla en una comida festiva en honor al día, disponiendo también manzanas con miel y evocar que Dios renueve un año bueno para toda la humanidad, que sea dulce como la miel. Y consumir también especie de alimentos que en su nombre contengan insinuaciones sobre la eliminación de los enemigos, como por ejemplo “salak” (remolacha) o “pizor”, una verdura llamada “pazí” en árabe, o [también incluir alimentos que hagan alusión al] perdón y disculpas, que nos recuerde a todos retornar con arrepentimiento al Creador, y el Eterno, Bendito Sea, quitará de nosotros los pecados y nos perdonará por haberlos cometido.

Aumentar en este periodo el estudio de los Siete Principios Universales , para recordar nuestras obligaciones, y retornar con arrepentimiento sobre lo que no cumplimos, y así también incrementar en actos de bondad y justicia social, como está escrito en el libro de Mishlei (Proverbios 9.7) “la bondad y la verdad expían el pecado”.

 

PLEGARIA EN FAVOR DE LOS PADRES

Que el Eterno, que ha bendecido cuantiosamente a Noaj y a su familia, otorgue una bendición sobre mi padre y sobre mi madre. Que tengan una larga vida, una vida de paz, una vida de bien, una vida de bendición, una vida de prosperidad, una vida de energía y de salud, una vida de riqueza y honor, una vida imbuida por el amor a la Torá de las Siete Leyes, una vida en la que el Eterno les brinde todas las aspiraciones de su corazón; porque ellos son los pilares de este, nuestro hogar.

 

PLEGARIA EN FAVOR DE LOS HIJOS

Que el Eterno, Creador del cielo y la tierra, bendiga a (menciónese el/los  nombre/s de el/los hijo/s)  para andar con Él entre los justos de las naciones, desde ahora y para siempre.

 

 PLEGARIA PERSONAL PARA SER RECORDADO POR EL ETERNO

Eterno, Dios nuestro, quien recuerda todos los hechos del mundo y considera a todas las creaturas existentes desde los tiempos más remotos. Todos los secretos y misterios son revelados ante Ti, porque no hay olvido ante Tu trono de Gloria y no hay nada oculto ante Tus ojos. Todo es manifiesto y conocido ante Ti, Eterno, nuestro Dios, que todo Lo escudriña hasta el final de los tiempos. Desde el comienzo de la creación has juzgado a todas Tus criaturas, y aun respecto de las naciones, Tú decides su destino: cuál será para la espada o cuál para la paz, cuál para el hambre y cuál que para abundancia; y consideras a todas Tus criaturas y Te acuerdas de ellas para la vida o la muerte. ¿Acaso alguna criatura no es invocada ante Tu Divino Tribunal?

El recuerdo de todo aquello existente se presenta ante Ti: todos los pensamientos, los elucubraciones y las acciones, los logros del hombre y sus maquinaciones, sus obras y sus motivaciones más íntimas. Afortunado es el hombre que no Te olvida, y el ser humano que se nutre de fuerzas de Ti. Quienes Te buscan nunca tropezarán, ni tampoco aquellos que en Ti se refugian serán  humillados. El  recuerdo de todas Tus obras viene ante Ti, y Tú  escrutas su accionar.

En efecto, Tú te acordaste de Noaj con amor y misericordia, salvándolo de las aguas del diluvio, que destruyeron a todos los seres vivos, a causa de sus acciones impropias. Por lo tanto, su recuerdo, vendrá ante Ti, Eterno, nuestro Dios,  para que su descendencia sea  tan abundante como el polvo del mundo y sus descendientes como la arena del mar. Como está escrito en su Torá: Dios recordó a Noaj, a  todas las bestias y a todo el ganado que estaban con él en el arca, e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra y entonces se calmaron las aguas.

 Por lo tanto, Eterno, nuestro Dios, sabemos que nuestros ojos y nuestros corazones deben dirigirse hacia Ti, con  la esperanza que nuestra salvación y redención sea justa ante Tus ojos. Júzganos, entonces, con misericordia, tal como fue juzgado Noaj. Júzganos con benevolencia y envía al Mashiaj de Tu pueblo escogido, Israel, para que también los justos de  las naciones puedan beneficiarse de su gloria.

 

SALMO 1

Alabado es el hombre que no ha marchado en el consejo de los malvados, ni se detuvo en el camino de los pecadores, ni sentado en compañía de los burladores. Pues la Torá del Eterno es su deseo, y en ella medita día y noche. Será cual un árbol enraizado junto a corrientes de agua, que da su fruto en su estación apropiada y su follaje no se marchita; y todo lo que emprenda, tendrá éxito. ¡No así los malvados! Son como la paja al viento. Por ello, los malvados no subsistirán en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos. Pues el Eterno conoce el sendero de los justos, más el camino de los malvados es perdición.


Traducción y adaptación libre de Noajidas.org, basada en el libro “Moadei Israel, umashmautam leumot haolam shombrei mitzvot benei Noaj”, del rabino Ioel Shuwartz | Los corchetes pertenecen a la traducción.

Recursos: Torat Emet, Editorial Sigal, Bs. As., Argentina. | Tehilim en español de Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

En caso de imprimir el presente material, por favor conducirse con el debido respeto que requieren los textos sagrados que contiene. 

 


[1] Rosh Hashaná literalmente significa “Cabeza del año”, el “Inicio del año”. Esta fecha comúnmente es conocida como “el año nuevo judío”, no obstante, según la Torá es el día en el cual fue creado el primer ser humano, Adán, por lo cual conmemora la creación del mundo y de toda la humanidad. Rosh Hashaná lejos de ser únicamente el inicio del año para el pueblo judío únicamente, es el inicio del año universal. 

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq