El Mensaje Universal de Shavuot

Escrito por Noajidas. Publicado en Shavuot

En esta festividad, se paró el pueblo de Israel frente al monte Sinaí, y Dios se reveló delante de ellos con truenos y relámpagos, e Israel escuchó las palabras de Dios, Quien dio la Torá a Su Pueblo, para que se condujeran y esforzaran en ella, y así mismo para el resto de la humanidad. Por lo tanto, la Torá une a la humanidad.

Y quizás simbólicamente esto se encuentra representado en la forma que se imprime el sagrado texto de la Torá en el pueblo de Israel, que a un costado se encuentra la traducción al arameo, realizada por Onkelos, que era un converso. Debajo el comentario de Rashi, que era judío. Y los capítulos del Tanaj (los libros de los profetas y escritos sapienciales sagrados de la biblia hebrea) los cuales fueron divididos según el criterio de un individuo no judío. Esto simboliza que toda la humanidad se encuentra conectada a la Torá.

La Torá fue dada en el monte Sinaí, y es esclarecida en cada generación a través de los sabios que la estudiaron y la enseñaron. Por eso, es apropiado adornar las casas con flores o ramas de árboles, acorde al versículo (Proverbios 3) que dice en alusión a la Torá “Es un árbol de vida para quienes se aferrar a ella”. La Torá es como un árbol vivo, que siempre aumenta el florecimiento de su follaje, frutos y flores nuevas. Y debido a esto, todo libro toránico que estudian los judíos, hace florecer a su alrededor explicaciones, y esas explicaciones a su vez hacen surgir nuevas explicaciones. Y esta particularidad no se da en ninguna otra literatura. Por eso, la biblia hebrea, por lo general se imprime rodeada de explicaciones. Y sobre las explicaciones vienen explicaciones adicionales, que esclarecen a aquellas anteriores. Así también la Mishná, es esclarecida a través del talmud, y el talmud a través de las explicaciones de Rashi, y sobre Rashi se explayan los Baalei haTosafot, y sobre ellos esclarecen los exégetas como el Marshá y el Maaram. Y sobre el Marshá se imprime explicaciones como Karnei Reem. Y así también el Shuljan Aruj, y cada libro judío que estudia en ellos el pueblo de Israel.

Es apropiado para quienes no pertenecen al pueblo judío, que lean en este día en el libro de Shemot (Éxodo) los capítulos 19 y 20:

 

SHEMOT 19

1. El Primer día del tercer mes desde la salida de los israelitas de Egipto, en ese mismo día llegaron al desierto del Sinaí. 2. Salieron de Refidim a arribaron al desierto del Sinaí. Acamparon en el desierto – Israel acampó allí. 3. Moshé ascendió hacia Dios. El Eterno lo llamó desde el monto diciéndole: “Así le hablarás a la casa de Iaacov y les dirás a los hijos de Israel: 4. Uds. vieron lo que hice a Egipto y cómo los llevé a Uds. sobre alas de águilas y los traje hacia Mi. 5. Ahora si escuchasen atentamente Mi voz y cumpliesen Mi pacto, serán para Mí el más preciado tesoro entre todos los pueblos, pues toda la tierra es Mía. 6. Uds. serán para Mí un reino de ministros y una nación sagrada. Éstas son las palabras que deberás trasmitir a los israelitas”. 7. Fue Moshé y citó a los ancianos del pueblo y expuso ante ellos todas estas palabras que le ordenara Hashem. 8. Entonces todo el pueblo respondió unánimemente: “¡Haremos todo lo que dijo el Eterno!”. Y Moshé le trasmitió al Eterno las palabras del pueblo. 9. El Eterno le dijo a Moshé: “Yo vendré a ti en una espesa nube para que el pueblo escuche mientras Yo hable contigo, y así creerán en ti para siempre”. Y Moshé le trasmitió al Eterno la respuesta del pueblo. 10. El Eterno le dijo a Moshé: “Anda y prepara al pueblo para hoy y mañana. Que sumerjan sus ropas. 11. Qué estén preparados para el tercer día, pues al tercer día el Eterno descenderá sobre el monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo. 12. Deberás poner límites alrededor (y dichos límites) advertirán (a la gente) “Cuídense de subir al monte o tocar su perímetro. El que toque el monte morirá. 13. Que ninguna mano lo toque, pues será apedreado o derribado, tanto sea animal o persona, no quedará con vida. Cuando suene el Shofar (Cuerno de carnero) podrán ascender al monte”. 14. Moshé descendió del monte hacia el pueblo y santificó al pueblo. Ellos sumergieron sus ropas; 15. y él (Moshé) les dijo: “Prepárense para un periodo de tres días, no tengan relaciones maritales”. 16. Y resulta que al tercer día, al despuntar la mañana, hubo truenos y relámpagos, una espesa nube sobre el monte y un sonido muy fuerte de Shofar. Todo el pueblo que estaba en el campamento se estremeció. 17. Entonces Moshé sacó al pueblo del campamento al encuentro de Dios, y se pararon al pie del monte. 18. Y todo el monte de Sinaí humeaba, pues el Eterno había descendido sobre él en fuego, y su humo subía como el humo del horno. Todo el monte se estremeció mucho. 19. El sonido del Shofar ser hacía cada vez más fuerte. Moshé hablaba y Dios le respondía respecto de la voz. 20. El Eterno descendió sobre el monte Sinaí, a la cumbre del monte. El Eterno citó a Moshé a la cima del Monte, y Moshé ascendió. 21. El Eterno le dijo a Moshé: “Desciende y advierte a la gente que no rompan filas para ver a la Divinidad, (pues si lo hacen) caerá una multitud de ellos. 22. Incluso los sacerdotes – que son quienes se acercan al Eterno – que se santifiquen, para que el Eterno no haga estragos contra ellos”. 23. Moshé respondió al Eterno: “la gente no se atreverá a ascender al monte Sinaí pues Tú ya nos advertiste, diciendo: ‘Ponle límites al monte y santifícalo’”. 24. Pero el Eterno dijo: “¡Anda, desciende! Y luego ascenderás tú y Aharón contigo, pero los Sacerdotes y el pueblo que no pasen los límites para ascender hacia el Eterno, no sea que provoque estragos contra ellos!”. 25. Moshé descendió hacia el pueblo y se lo dijo.

 

SHEMOT 20

1. Dios hablo todas estas palabras, diciendo: 2. “Yo soy el Eterno, Tu Dios, Quien te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud. 3. No tengas dioses de otros ante Mí. 4. No te hagas para ti escultura ni imagen alguna de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que está en el agua, bajo la superficie continental; 5. no te prosternes a ellas ni las adores, pues Yo Soy el Eterno, tu Dios, E-l celoso, que castiga la maldad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación entre los que Me aborrecen. 6. Que hago el bien hasta miles entre quienes Me aman y cumplen Mis mandamientos. 7. No tomes el Nombre del Eterno, tu Dios, en vano, pues el Eterno no absuelve a quien toma Su Nombre en vano. 8. Ten presente el día de Shabat (el día de reposo, el 7mo. día) para santificarlo. 9. Seis días trabajarás y harás toda tu tarea. 10. pero el día séptimo es Shabat, (consagrado) al Eterno, tu Dios – no hagas ninguna tarea, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu sirviente, ni tu sirvienta, ni tu animal, ni el prosélito que habita dentro de tus puertas, 11. pues en seis días hizo el Eterno los cielos y la tierra, el mar y todo cuanto hay en ellos, y se abstuvo de crear en el séptimo día. Por eso bendijo el Eterno al día de Shabat y lo declaró día sagrado. 12. Honra a tu padre y a tu madre de modo que vivas una larga vida sobre la tierra que el Eterno, tu Dios, te entrega. 13. No asesines. No cometas adulterio. No robes. No atestigües en falso en perjuicio de tu semejante. 14. No codicies la casa de tu prójimo, no codicies la mujer de tu prójimo, ni su sirviente, ni su sirvienta, ni su toro, ni su asno, ni nada que le pertenezca”. 15. Todo el pueblo vio las voces y las llamas, el sonido del Shofar y el monte que humeaba. El pueblo lo vio y se estremeció y retrocedieron lejos. 16. Le dijeron a Moshé: “¡Háblanos tú y nosotros obedeceremos, pero que no hable Dios con nosotros, para que no muramos!”. 17. Moshé respondió al pueblo: “No teman, pues para elevarlos a Uds. ha venido Dios, para que sientan Uds. el temor a Él y no trasgredan! 18. El pueblo se mantuvo alejado y Moshé se acercó a la tiniebla donde estaba Dios. 19. El Eterno le dijo a Moshé: “Así les dirás a los israelitas: ¿Uds.   vieron que Yo hablé con Uds. desde el cielo. 20. No hagan (imágenes de los entes celestiales que están) conmigo. No hagan para Uds. dioses de plata ni dioses de oro’. 21. ‘Haz para Mí un altar de tierra y junto a él sacrificarás tus ofrendas Olá y tus ofrendas Shelamim, tu ganado mayor y menor. En el lugar donde Yo permita mencionar Mi nombre vendré hacia ti y te bendeciré. 22. Cuando Me construyas un Altar de piedra, no lo edifiques de piedra labrada, pues la piedra labrada con herramientas de hierro es indigna. 23. No asciendas por escalones a Mi Altar, para que no quede descubierto la parte desnuda del cuerpo’.

Para agradecer al Creador por haber dado la Torá al mundo en este día, la cual nos otorga la esencia de nuestra vida, recitar el capítulo 19 del libro de los Salmos:

 

TEHILIM 19

Para el Director del Coro; un Salmo por David: Los cielos relatan la gloria del Todopoderoso; el firmamento proclama la obra de Sus manos. Día a día fluye el habla; noche a noche expresa conocimiento. No hay dicho, no hay palabras; la voz de ellos es inaudible. Su arco se extiende a través del mundo; su mensaje hasta los confines de la tierra. El fijó en ellos [en los cielos] un pabellón para el sol que es cual un novio que sale de su palio nupcial, cual un hombre fuerte alegrándose de correr por el camino. Su salida es en un extremo de los cielos, y su órbita abarca los otros extremos; nada se oculta de su calor. La Torá de Adonái es perfecta, restaura el alma; el testimonio de Adonái es fidedigno, hace sabio al necio. Los preceptos de Adonái son rectos, alegran el corazón; la mitzvá de Adonái es clara, ilumina los ojos. El temor de Adonái es puro, perdura para siempre; los juicios de Adonái son verdad, todos ellos juntos son justos. Son más deseables que el oro, que mucho oro fino; más dulces que la miel o que las gotas que destila el panal. En verdad, Tu servidor es escrupuloso con ellos; en su observancia hay abundante recompensa. Sin embargo, ¿quién puede discernir los males involuntarios? Límpiame de los pecados ocultos. Asimismo, detén a Tu servidor de los pecados voluntarios; no permitas que me dominen; entonces seré inmaculado y me mantendré limpio de la transgresión flagrante. Sean las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón aceptables ante Ti, Adonái, mi Fortaleza y mi Redentor.

Realizar una comida festiva y consumir alimentos lácteos y miel (lo cual incluye todo tipo de cosas dulces), acorde al versículo “Miel y leche hay debajo de tu lengua”, ya que la Torá es comparada a la miel y a la leche. Esto se refleja en que el individuo primero estudia la Torá según el Eterno nos la enseñó, lo cual es similar a la abeja que recoge néctar, y hace de éste miel. Y así también se asemeja a la leche, ya que el hombre incrementa ideas morales según lo que estudia en la Torá, tal como la leche que proviene del cuerpo del animal. Así también es el papel de los maestros de cada generación, de esclarecer las leyes prácticas para el momento en que viven, según las normativas de la Torá que fue transmitida en el monte Sinaí. Y a través de esto, también evacuar las nuevas preguntas que no están explicadas en las Escrituras. Dado que la Torá fue recibida junto al significado de la misma, la solución a toda inquietud o interrogante que pudiese surgir, siempre será respondida según las indicaciones escritas en la Torá.

 

Traducción y adaptación libre de Noajidas.org, basado en el libro “Moadei Israel, umashmautam leumot haolam shombrei mitzvot benei Noaj”, del rabino Ioel Shuartz | Los corchetes pertenecen a la traducción.

Recursos: Torat Emet, Editorial Sigal, Bs. As., Argentina. | Tehilim en español de Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

En caso de imprimir el presente material, por favor conducirse con el debido respeto que requieren los textos sagrados que contiene. 

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq