Martes & Viernes 13 | Mitos & Verdades

Escrito por Iojanan Besmak. Publicado en Mitos & Verdades

 

CREER O REVENTAR

¿Quién no escuchó la famosa frase “creer o reventar” en relación a las desafortunadas anécdotas o tragedias ocurridas en algún martes o viernes 13? Seguramente casi todos. A pesar de que vivimos en sociedades científicas y tecnológicas, donde aparentemente la razón es lo que debiera primar, paradójicamente vemos a gran cantidad de gente creer en todo tipo de cosas casi sin cuestionar su veracidad, o al menos su lógica.

 

CREER O REVENTAR

¿Quién no escuchó la famosa frase “creer o reventar” en relación a las desafortunadas anécdotas o tragedias ocurridas en algún martes o viernes 13? Seguramente casi todos. A pesar de que vivimos en sociedades científicas y tecnológicas, donde aparentemente la razón es lo que debiera primar, paradójicamente vemos a gran cantidad de gente creer en todo tipo de cosas casi sin cuestionar su veracidad, o al menos su lógica. A veces buscándolas por cuenta propia, mientras que otras, quizás la mayoría, asumiendo lo que su entorno, cultura, sociedad, familia o amigos, le transmitieron como tradición.  Y no es que todas las tradiciones sean malas. Hay muchas muy buenas, que fortalecen principios y valores que tornan nuestro medio en más positivo, benevolente y pacífico, haciéndonos tomar conciencia de la importancia de ayudar a otros, de ser agradecidos por lo que tenemos, y cuestiones similares. Pero cuando las mismas se encuentran en el ámbito de lo absurdo o supersticioso, quizás debamos revisar por qué creemos lo que creemos. Es verdad que creer es muchas veces económicamente gratuito, pero intelectual y espiritualmente puede ser muy caro.

 

¿MARTES O VIERNES 13?

Ambas fechas en las culturas occidentales donde vivimos, sin duda alguna, ya sea para quienes creen en supersticiones, como para los escépticos, son bien conocidas como días de “mala suerte”, días negativos, nefastos. Esto al punto de que muchos aforismos se han creado en alusión a lo oscuro de estas jornadas. Y ejemplos no faltan, “martes trece ni te cases ni te embarques, ni vayas a ninguna parte”, “martes trece ni te cases ni te embarques, ni de tu familia te apartes”, “para un hombre desgraciado, todos los días son martes", …

Las preguntas obvias que surgen sin dudas son: ¿acaso ambas fechas son iguales?, ¿el problema es el día martes?, ¿o el punto conflictivo en sí es el número 13?, que como también es conocido, en otros contextos, la sola presencia de este número inquieta a algunas personas, como ser al momento de mudarse a un piso 13, o al ocupar la butaca 13 en algún avión.

 

UN POCO DE HISTORIA

En honor a la verdad e historia, ambas fechas, más allá de su veracidad en cuanto a influencias negativas – cosa que trataremos al final -, se originaron en tiempos diferentes y por situaciones distintas.

Viernes 13

En general, es en la cultura anglosajona donde el día viernes 13 es considerado como una jornada de mala suerte.

Habitualmente, su origen se relaciona al viernes 13 de octubre de 1307 e.c., cuando la inquisición de la iglesia católica arrestó en Europa a gran parte de los integrantes de la Orden de los Caballeros Templarios. Se los había acusado de realizar celebraciones paganas y heréticas, como así también de haber hecho actos de repudio a los símbolos cristianos. Por este motivo fueron condenados colectivamente a morir en la hoguera. Desde aquél momento se consideró al viernes 13 como un día de trágico y de mala suerte para todos aquellos que tuvieron influencia cultural de estos eventos.

 

Martes 13

El origen del martes 13 es mucho más antiguo que el del viernes 13, y no está relacionado a un hecho histórico específico, sino con las creencias populares en la antigüedad clásica, periodo greco-romano de la Edad Antigua.  En esa época era muy popular la creencia en diversos “dioses”, y precisamente Marte, el “dios de la guerra”, era uno de los más conocidos.  Este fue considerado como el “pequeño maléfico”, relacionándose con actitudes tales como voluntad, brío, tenacidad y agresividad. Por este motivo, el día martes estaría regido por el planeta rojo, haciendo de la jornada una de destrucción, sangre y violencia.

 

EL NÚMERO 13 Y LA MALA SUERTE

Desde la antigüedad en diferentes culturas, salvo la hebrea – la cual enseguida analizaremos - el número 13 fue considerado un número de mal augurio. En este sentido se lo vincula a diversos episodios que para esas naciones o culturas representaron eventos trágicos o negativos. Entre ellos, parece ser que la creencia en que el 13 es un número de mala suerte tiene que ver con:

  • La última cena de Jesús
  • Los 13 espíritus malignos de las leyendas nórdicas
  • El capítulo 13 del Apocalipsis cristiano, donde se habla de un “anticristo” y una “bestia”
  • El número 13 del Tarot, que se corresponde con la muerte

Ahora bien, hasta aquí describimos las creencias y orígenes populares sobre el martes y viernes 13. De aquí en más, veremos estos conceptos a la Luz de la Torá y el monoteísmo.

 

EL DÍA MARTES EN LA TORÁ

En la Torá y la cultura hebrea el día martes nada tiene que ver con la mala suerte o sucesos nefastos. Al contrario, el martes al ser el tercer día de la semana contiene una significación especial, ya que Di-s, al crearlo, dijo dos veces que “era bueno” (Bereshit – Génesis 1.9-12), mientras que en los demás días sólo mencionó una vez esta expresión. De allí que es considerado un día auspicioso para comenzar acciones, viajes, emprendimientos. Y aquí es importante aclarar, que esto no es así debido al número, creyendo que este “mágicamente” posee una virtud o cualidad desvinculada a las acciones humanas meritorias o contrarias, sino que es ,como mencionamos antes, el número que nos recuerda la proclama Divina y al Creador, de Quien proviene todo lo bueno y positivo a lo que el hombre puede acceder, lo cual obviamente no se consigue con una mentalidad infantil de magia, conjuros y supersticiones, sino a través de una vida conectada con Di-s por medio de la realización de Su Voluntad. 

 

EL NÚMERO 13 EN LA TORÁ

Así como el día martes, el número 13 en la Torá dista mucho de ser un día de mala suerte o negatividad. Por el contrario, milenariamente el 13 ha sido un número vinculado a muchos eventos positivos. Varias veces se menciona ese número tanto en el Talmud, el Midrásh y otras fuentes, y por supuesto no hay nada que lo relacione con la mala suerte; por lo tanto, evitarlo en cualquier forma es un absurdo. La Torá no admite la noción de números de mala suerte; sí existen números significativos, pero la suerte no se mezcla con ellos. 

 

El Significado del 13 en la Torá

  •  En hebreo el número que expresa la unidad es el uno, que se dice ejad y las letras que lo conforman: alef (1), jet (8) y dalet (4), suman trece. La alef remite a Uno que es el Creador – Alufo shel Ólam – la jet a los siete cielos y la tierra, y la dalet a los cuatro puntos cardinales; de tal modo se alude a la totalidad de lo existente, configurado en el Uno que está compuesto por trece, y que tiene su expresión cuando se dice: “Shemá Israel, A-do-nai E-lo-heinu, A-do-nai Ejad” (“Oye Israel, el Eterno, nuestro Di-s, el Eterno es Uno”. 
  • Representa los 13 meses del año hebreo, en un año embolismal o mes bisiesto, Adar 2, que representa la protección Anual y el poder sobrenatural del judío por sobre la naturaleza, al poder establecer, cada 3 años y por potestad del Sanhedrín, un mes más de los doce lunares naturales.    
  • Los 13  atributos de misericordia de Di-s, que son las manifestaciones divinas expresadas en el contexto humano. 
  • Los métodos básicos para explicar la Torá también son 13. 
  • 13 Principios de Fe: Estos 13 credos fundamentales basados en las formulaciones de Maimónides, están divididos en tres categorías: la natural creencia en Di-s, la autenticidad de la Torá, la responsabilidad del hombre y la última recompensa.  
  • Los 13 trece convenios: La importancia de la circuncisión para los varones del pueblo de Israel se destaca porque en la introducción de la mitzvá – al precepto - (Génesis 17), se le refiere trece veces como brit – pacto -, un convenio (Talmud Babli, Nedarim 31b).  
  • 13 Trece nudos y cordones de los Tzitzit – los flecos que Dio-s ordenó colocar a toda prenda de 4 puntas a los varones del pueblo de Israel -: El equivalente numérico de la palabra Tzitzit en hebreo es de 600. La suma de los 5 nudos y 8 cordones de los Tzitzit es 13. Entonces al mirar los Tzitzit, se recuerda la necesidad de cumplir los 613 preceptos (Rashi 15:3). 
  • 13 Patriarcas y Matriarcas: En hebreo los nombres de los patriarcas Abraham, Isaac y Iaacov suman trece letras, y los nombres de las matriarcas Sara, Lea, Raquel y Rivka también tienen trece letras. 
  • Los primeros 13 años de la vida de Abraham:  El Midrash cuenta que después del nacimiento de Abraham, el oficial del Rey quiso matarlo, por sus creencias en Di-s, que eran contrarias al pensamiento del malvado rey Nimrod. Por ello, se vio forzado a huir a un escondite subterráneo, donde estuvo trece años luego de los cuales salió y comenzó a hablar en la lengua sagrada (hebreo) y a despreciar los ídolos (Pirkei d’Rav Eliezer, Cap. 26). 

 

  • Los 13 hijos de Jacob: Además de sus doce hijos, Jacob tuvo una hija llamada Dina.  
  • Los 13 nombres de Di-s: El nombre de Di-s es mencionado trece veces en la descripción de la primera ofrenda (Deuteronomio 26:1-10), que se corresponde con los trece atributos de misericordia.  
  • 13 clases de materiales para el Santuario: Oro, plata, cobre, tejelet, escarlata, púrpura, lino, vellocinos de cabra, pieles, madera, aceite, incienso (especias) y piedras preciosas. Por medio de los trece artículos del Santuario se pueden conocer las trece fuerzas espirituales que necesita el ser humano para poder recibir los Trece Atributos de Misericordia, para hallar gracia ante los ojos de Di-s. 
  • El Omer: Hay una ley en la tradición oral dada a Moisés en el Monte Sinaí respecto a cernir la harina para el Omer a través de 13 diferentes tamices.  
  • Los 13 años de Rabí Shimón bar lojai: Rabí Shimón permaneció por trece años en una cueva dedicado a los aspectos cabalísticos de la Torá (Shabat 33b).  
  •  13 utensilios del Beit Hamikdash: La Mishná (Shekalim) enumera varios objetos del Templo Sagrado, cada uno con el número 13.  Había 13 receptáculos en forma de shofar – cuerno de carnero - para recolectar las monedas para los sacrificios; 13 mesas o estantes usados para lavar lo que sería llevado al Altar, y el Templo poseía 13 puertas.  
  • 13 Los trece cambios en el Septuaginta: En la época del Segundo Templo, el rey Ptolomeo de Egipto mandó a 70 sabios a traducir la Torá al griego, en forma separada. Milagrosamente, cada uno de los sabios hicieron los mismos trece cambios en la traducción de la versión auténtica del texto.  
  • Las bendiciones matinales:  Cada mañana se recitan 13  bendiciones, las cuales también incluyen las trece cualidades que están ligadas a la estructura espiritual del ser humano. 

 

 

LA NORMATIVA NOÁJIDA SOBRE EL MARTES/VIERNES 13

Dentro de las normativas que componen el código de Ley Universal, es decir, dentro de las 7 leyes ordenadas por el Creador a Noaj -Noé- en representación de toda la humanidad que descendería de él, es claro que está prohibido creer o conducirse de acuerdo a los presagios y/o augurios, considerándose ésta como una práctica vinculada a la idolatría. Al respecto, la Torá advierte en el libro Devarim [Deuteronomio] 18:10-11:

“Que ninguno de Uds. practique la adivinación, ni calcule los tiempos propicios, ni haga presagios”.

Donde presagios se refiere a tomar decisiones basándose en las eventualidades de la vida diaria, por ejemplo, “si un determinado animal se cruzó en su camino, entonces significa un mal o buen augurio”, “si determinada fecha acaece en cierto número del mes, es una señal para abstenerse de tal o cual cosa”, tal como indican algunos mitos populares sobre el martes y viernes 13. 

Los individuos de las naciones también están advertidos al respecto, pues tienen prohibido conducirse bajo los parámetros de conducta de los paganos, tal como lo establece la primera ley de los hijos de Noaj, que prohíbe la idolatría y sus eventuales ramificaciones.

Los mitos del martes y viernes 13, y sus supuestos efluvios negativos, tal como hemos visto en sus orígenes históricos, se encuentran arraigados en el paganismo, por lo cual son alcanzados por esta prohibición.

Desde el punto de vista de la Torá, la idolatría y sus derivaciones, son mera fantasía donde el ser humano a veces erróneamente deposita su fe y confianza. Ese hecho degrada al hombre, haciéndolo sirviente no solo de algo inferior, sino incluso de una inexistencia. El Creador en la Torá nos brindó recursos para salvaguardar nuestro carácter de seres humanos, hechos a imagen y semejanza de Creador Uno y Único, quienes fuimos puestos en la cúspide de la pirámide de la Creación con derechos y responsabilidades para ejercer nuestro rol como jardineros cuidadores del mundo, tarea que solo podemos realizar si mantenemos intacta nuestra conciencia del Creador y de quienes somos, seres con libre albedrío, que podemos llenar nuestros días y calendarios con positividad y bendición a través de nuestros actos, o lo contrario, Di-s libre. Pero siempre seremos nosotros, y no un día o un suceso supersticioso.

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq