Sección Miketz

Escrito por Noajidas. Publicado en Torá & Tanaj - Biblia Hebrea

 

Bereshit 44.1-44.17

 

“Y le nacieron a Iosef dos hijos antes de que llegaran los años de hambruna”

 

Bereshit 41.50

 

“Antes de que llegaran los años de hambre – aquí vemos que la persona tiene prohibido cohabitar con su mujer en los periodos de hambruna”

Rashi

S

obre esta afirmación podemos preguntar: ¿por qué causa aprendemos esta prohibición justamente de este versículo, cuando ya anteriormente la Torá, en la sección de Nóaj, [1] nos relató “y vino Nóaj con sus hijos y su esposa, y las esposas de sus hijos con él al arca”, y al respecto Rashi acota: “Varones por un lado y mujeres por otro lado”, ya que está prohibido cohabitar debido a que el mundo ingresó en un aciago periodo de destrucción mediante el diluvio”  [2] ?

 

Esto se puede comprender tomando en cuenta que cuando el sufrimiento generalizado repercute también en el mismo individuo, como en el caso de Nóaj y su familia quien soportó estoicamente las adversidades de convivir junto a los animales en el arca,  no solo allí la Torá nos llama a dominar nuestros impulsos y solidarizarnos con el entorno y sus circunstancias desgraciadas, , sino que también en situaciones como aquellas experimentadas por Iosef, quien muy por el contrario, al ser el virrey de Egipto, llevaba un cómodo y lujoso pasar,  no obstante ello, contempló los infortunios ajenos y limitó su placer personal, como gestó de empatía con las víctimas de la  hambruna generalizada.

 Biurei Hajumash, Bereshit, tomo 2, Parashá Miketz, pág. 244-245.


 

“Vayan a Iosef, y aquello que él les indique, eso  hagan”

 

Bereshit 41.55

 

El versículo se refiere a que Iosef les indicaba que se circuncidaran.

Rashi

 

E

s sumamente llamativa la exigencia de Iosef a  los egipcios de circuncidarse, cuando ellos nunca recibieron un mandato Divino de hacerlo. Además, respecto del versículo [3]“También la sangre de sus almas voy a exigir”, sobre el cual Rashi explica que se refiere a la prohibición para los hijos de Nóaj de no derramar la propia sangre, entonces ¿cómo es posible que Iosef ordenara a los egipcios derramarla mediante la circuncisión, sin ninguna necesidad?

 Para comprenderlo, es menester anticipar, que  cuando Di-s ordenó a Abraham circuncidarse a sí mismo y a los miembros de su familia, Le dijo [4] “Circuncidar circuncidarás a los hijos de tu casa y a todo aquél que adquiriste con dinero”, es decir, que la indicación incluía también  a sus esclavos, tanto de Abraham como la de su descendencia, como se atestigua[5]: “y con tu simiente después de ti”.

 

Y al ser que Iosef “dominaba sobre toda la tierra”[6],  y sin su anuencia “un hombre no iba a levantar su mano o su pierna en toda la tierra de Egipto[7], es por ello que los egipcios resultaban como una “adquisición de dinero”, al estar bajo su subyugo, y por ende exigidos de circuncidarse.

Según esto cuadran minuciosamente las expresiones de Rashi sobre que Iosef “les decía a ellos que se circuncidaran”. Aquella demanda ya había sido antes formulada, y cuando llegaron los años de hambruna, y los egipcios se vieron sin escapatoria y forzados a pedir de Iosef cereales, éste aceptó con la condición que honren su deber para con su Creador.

 

 Biurei Hajumash, Bereshit, tomo 2, parashá Miketz, pág. 246-247.



[1] Bereshit [Gén.] 7.7.

[2] Talmud Ierushalmi, taanit 1.6. Midrásh Rabá 1.12.

[3] Bereshit 9.5.

[4] Bereshit 17.13.

[5] Bereshit 17.9

[6] Bereshit  42.6.

[7] Versículo 44.

 

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq