Sección Vaiejí

Escrito por Noajidas. Publicado en Torá & Tanaj - Biblia Hebrea

 

Bereshit 47.28-50.26

 

   “Para Asher, oleoso será su alimento”

 

Bereshit 49.20

 AIRBAG ESPITIRUAL

La sección semanal de la lectura de la Torá, con la que se culmina el primer libro de la Torá, el libro de Bereshit, versa, entre otros múltiples tópicos, sobre las bendiciones póstumas de Iaakov a sus doce hijos, quienes serían luego padres de las doce tribus del pueblo hebreo.

Entre ellas, nos enfocaremos sobre aquella dedicada a su hijo Asher: [1]Para Asher,  oleoso será su alimento”. Rashi explica, que la palabra “oleoso” alude a la sobreabundancia de plantaciones de olivares en el territorio de la Tierra santa que habría de legarse a Asher, produciendo con ellos aceite de oliva, materia prima imprescindible y, a su vez, exclusiva y lujosa en aquella época señala, con la que proveería a los reyes y se enriquecería a su amparo.

Asimismo, doscientos cincuenta años más tarde, Moshé también bendijo a los descendientes de Asher mediante una formulación similar[2]: “Sumergirá su pierna en aceite”, augurándoles copiosidad  en su producción.

Además de su sentido literal, subyace otro, más profundo y elevado, de carácter espiritual. En las palabras de los sabios [3]encontramos que el aceite representa la sabiduría. Iaakov y Moshé lo bendijeron con una inteligencia superior.

Sin embargo, la expresión precisa fue “Sumergirá su pierna en aceite”. Es decir, el “aceite” no es un objetivo en sí mismo, sino que funciona como auxiliar de “la pierna” (una expresión similar, con idéntico sentido, aparece en una profecía orientada hacia la era mesiánica[4]: “Se parará sobre sus piernas en ese día sobre El Monte de los Olivos” – las piernas estarán sobre los olivares que producen aceite).

 

CONCILIANDO ANTAGONISMOS

Si el aceite, fiel a su singularidad de flotar por encima de todos los líquidos,  simboliza la sabiduría, situada en el cerebro, entonces las piernas, las extremidades, ejecutan las indicaciones que el cerebro dictamina. No comprenden ni sienten, pero obedecen fielmente.

Éstas  representan el más liso y llano accionar, que espiritualmente se entiende como el asumir el yugo Divino y auto disciplinarse a Su voluntad.

La bendición se compone de ambos antagonismos cuando el objetivo es que el aceite sirva  a la pierna. El intelecto y la sabiduría, incluso con todas sus virtudes, son en algún aspecto deficientes en correlación a la ejecución práctica, que es el propósito  principal de la creación, que el individuo obre, modifique y rectifique  la realidad circundante.

La sabiduría solo puede aportar a la ejecución, tal como el aceite que sumerge a la pierna – “Sumergirá su pierna en aceite”.

 

 PIERNAS AL ACEITE |  ACEITE A LAS PIERNAS

Veamos las ventajas del reciproco aporte del “aceite” y de la “pierna”:

 

  1. El entendimiento humano es limitado, pero Di-s es ilimitado.  Es por ello que al momento de intentar fusionarse con Él, es posible solo si se asume el yugo de Su potestad sobre el universo y se entrega absolutamente a Él.

 

  1. El intelecto mismo es flexible, maleable y condicionado a una multiplicidad de factores subjetivos y egoístas, y nos puede descarrilar y desviar de la buena senda, sin que lo percibamos; muy por el contrario, justificando nuestro erróneo accionar. Si nos anclamos en conducirnos de acuerdo a las pautas delineadas por el Creador, y no nos desviamos de ellas, por mucho que nuestro genio nos sugiera astutos e ingeniosos argumentos, no habrá peligro alguno de colisionar o empantanarse.

Esta es la bendición que se le dio a Asher: Por un lado se le auguró copiosidad de aceite, abundante sabiduría; pero junto con esto fue bendecido con que esta intelectualidad sea acompañada con el accionar correcto y entrega a Di-s, cosa que cuando el intelecto enriquece y aporta su valor  a la acción (y la acción es lo principal) esto asegura que será verdadera, y que llevará a la intención deseada.

 

 DEVOLVIENDO LOS OBJETOS PERDIDOS A SU DUEÑO ORIGINAL

La tribu de Asher es parte del campamento de Dan, el último campamento “que junta para los demás campamentos”[5]. La gente de Dan encontraba los objetos perdidos de los campamentos que habían pasado anteriormente y los devolvían a sus dueños.

En un sentido espiritual esto representa la singular obediencia y acatamiento al creador que imperaba en el campamento de Dan, el cual posibilitaba colaborar en rectificar las desviaciones de los individuos de otras tribus, que cuando se extraviaban de su sendero en medio del inhóspito desierto, el campamento de Dan los regresaba y retornaba al camino para ellos designado, y al ser que estaban comprometidos y ceñidos estrictamente a la voluntad del Eterno, orientaban a aquellos descarriados.



[1] Bereshit 49.20.

[2] Devarim 33.24.

[3] Menajot 85b.

[4] Zejariá 14.4.

[5] Bamidbar 10.25. Ver Rashi allí.

 

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq