Secciones Ajarei - Kedoshim

Escrito por Noajidas. Publicado en Torá & Tanaj - Biblia Hebrea

Vaikrá 16.1-20.27

 “Cumplan Mis decretos y Mis leyes, los cuales una persona observará y vivirá con ellos; Yo soy el Eterno”

 Vaikrá 18:5

Este pasaje “… los cuales una persona observará y vivirá con ellos”, no fue declarado exclusivamente sobre los judíos que son Cohanim (Sacerdotes del Templo), a los levitas o a los israelitas, sino a todas las personas…

De esto se infiere que si un individuo de otras naciones se dedica a estudiar (las secciones que le atañen de) la Torá, (como ser los siete preceptos universales, sus derivaciones y pormenores) es considerado en importancia y recibe recompensa como si fuera el (Cohen Gadol) Sumo Sacerdote” (Talmud, Baba Kama 38ª)

Para comprender esta extraordinaria analogía, sobre cómo cualquier ser humano puede alcanzar las máximas alturas espirituales, cuando se dedica a aprender la sabiduría Divina y Su voluntad expresada en los siete preceptos universales y sus ramificaciones, explica uno de los más celebres comentaristas del Talmud, El Maharshá, tomando en cuenta el contexto en el que este versículo aparece: respecto de las ofrendas acercadas al Templo por el Cohen Gadol en el día del Perdón (Iom Kipur).

Sobre ello, los sabios de Israel (Talmud Menajot 110ª) declaran: “Dijo Rabí Itzjak: Esta escrito: “Esta es la normativa referida a la ofrenda de expiación”, esto se interpreta como que todo aquel que se dedica a estudiar y analizar las normativas y detalles acerca de las ofrendas, se le considerará como si en efecto las hubiera acercado”. Análogamente entonces, cuando un gentil, aprende, por caso, lo relativo a las ofrendas que él puede acercar, el Eterno lo considera como si concretamente las hubiese dedicado, y en la misma dirección, el instruirse y cultivarse en los principios y valores de cada uno de los preceptos de los hijos de Nóaj y sus derivaciones, es aceptado por Di-s como si ya los hubiese llevado a la práctica, y por ende, recibiendo todas las recompensas por Él prometidas.

 

PASAPORTE AL MUNDO VENIDERO

“… los cuales una persona observará y vivirá con ellos; Yo soy el Eterno”.

La “vida” mencionada aquí refiere a aquella del mundo venidero, tanto en la época del Mashíaj, cuando el mundo alcanzará su rectificación total y culmine, donde todo el mal será eliminado para dar paso a una era de armonía, paz y prosperidad global, además de hacerse acreedor de participar de la profecía de la resurrección de los muertos, para todos los judíos y los justos de las naciones, y la vida más allá de esta existencia física, es decir, vida eterna en el mundo de las almas.

Para rubricar esta maravillosa retribución que aguarda a todos los que adhieren y observar los mandamientos del Creador, el versículo culmina con “Yo soy el Eterno”, es decir, confiable y leal en premiar, coronar y enaltecer a quienes Le obedecen: Nunca retaceará ni escatimará, sino que por cada acto de justicia y rectitud, por cada instante de estudio de la Torá, retribuirá y gratificará, no solo en el mundo venidero, sino también en este”.

Rabino Ariel Groisman, Basado en los comentarios de Rashi y Or Hajaim.

Ingreso


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq