En la tierra de Israel ambas festividades [Sheminí Atzeret y Simját Torá] se llevan a cabo en el mismo día, en el día posterior a la festividad de Sucot, que es el día octavo [Heb. <<Sheminí>>], pero fuera de la tierra de Israel estas festividades se dividen en dos jornadas:

- Sheminí Atzeret: en el octavo día

- Simjat Torá: en el noveno día

En Sheminí Atzeret rezamos por la lluvia, y tal como hemos traído, cuando tratamos los temas relacionados a la festividad de Sucot, lo escrito [por el profeta Zejariá, en el cap. 14], que “estos que no asciendan a Jerusalén” en los últimos días serán castigados con falta de lluvia, la plegaria por la lluvia en este día es para todo el mundo. Ello se debe a que todo el mundo se nutre del mérito de la lluvia que desciende sobre la tierra de Israel, y es entonces [precisamente] cuando comienza la temporada de lluvias en la tierra de Israel. Debido a esto, es apropiado para todo el mundo rezar entonces por la lluvia. Y también aprender sobre las maravillas de la creación reveladas en esta y en el agua [en general]. Como por ejemplo, la providencia que hay en la lluvia: Que ella desciende en más grandes cantidades en los lugares más poblados de personas y plantas, que en función de aquellos sitios desérticos.

La festividad de Sucot [o cabañas] para el pueblo de Israel acontece debido a que el Eterno, Bendito Sea, los protege, tal como lo hizo en el desierto, cuando salieron de Egipto. No obstante, la protección también está relacionada con el resto de las naciones; cuando el Gran templo de Jerusalén aún existía, el pueblo de Israel ofrecía en esta festividad setenta bueyes [como ofrendas] – correspondientes a las setenta naciones que son la raíz de todas las naciones que existen en nuestros días.  Y estas ofrendas se realizaban disminuyendo [cada día la cantidad de bueyes ofrecidos] – Para enseñar que es necesario instruir a la humanidad en disminuir prácticas culturales negativas, en las cuales se encuentra idolatría. Por ese motivo, me parece, que la Sucá tal como la construye el pueblo de Israel – la cual necesita poseer tres paredes, y carece de una cuarta, indica que el judío no precisa abstraerse del mundo,  sino que por el contrario, el judío debe pararse erguido en la puerta de su Sucá, para poder recibir a todos aquellos que vienen hacia él. Tal como escribió el profeta Zejariá:

 

El Noveno día del Mes Hebreo de Av

En este día acontecieron muchas desgracias al pueblo de Israel. Tanto el primer templo sagrado de Jerusalén, así como también el segundo, fueron destruidos en este día [En diferentes años pero coincidentemente en el mismo día]. También la ciudad de Beitar, que fue una fortaleza para los judíos luego de la destrucción del Templo, también fue destruida en este día. No obstante, el Mesías asimismo tiene como fecha de nacimiento este día.

En este día, se abrió una brecha en las murallas de la ciudad de Jerusalén, permitiendo al enemigo ingresar a su interior. Destruyó Jerusalén y el Templo, exiliando a los habitantes de la ciudad. Por lo cual este día es para los judíos un día de ayuno y luto por la destrucción. Para los hijos de Noé, toda la humanidad, hay un enfoque [y mensaje] implícito en esto (Consultar lo que se encuentra escrito al respecto del ayuno del día 10 del mes hebreo de Tebet).

En la práctica: En este día, es apropiado para los hijos de Noé colgar en su casa una foto (o cuadro) de la ciudad de Jerusalén. Y estudiar las Escrituras que enseñan acerca de la importancia de Jerusalén. Gracias a Dios, en estos días, Jerusalén se convirtió en el centro espiritual de Israel, y también para muchos no judíos que vienen a visitarla y conocerla.

Ingreso

  • COMO SABER QUE ESTOY EN UNA SECTA I - Rabino Ariel Groisman
  • EXPERIENCIAS DE ALUMNOS i
  • BUSCADORES DE LA VERDAD
  • INTRODUCCIÓN AL CÓDIGO NOÁJIDA I
  • INTRODUCCIÓN AL CÓDIGO NOÁJIDA II


Se parte de Noajidas.org

   

-----------------------------------------

Encuentranos en: 

 Logo facebook    Logo twiter    Logo youtube    Logo wiziq